es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

10 Mitos que los nutricionistas quieren que usted olvida

10 Mitos que los nutricionistas quieren que usted olvida

Diversos mitos sobre alimentación circulan constantemente por Internet, pudiendo, incluso, influenciar a las personas a dejar de consumir un determinado los alimentos. Sin embargo, ¿son realmente válidos? Los nutricionistas Clarissa Fujiwara e Isabelly Bezerra rompieron algunos de estos mitos y advirtieron sobre la importancia de mantener una alimentación sana diariamente. Compruebe:

1. Dieta sin gluten puede mejorar la salud

El gluten es la combinación de dos grupos de proteínas: la gliadina y la glutenina, encontradas dentro de granos de trigo, cebada y centeno. La mayoría de los alimentos consumidos diariamente por los brasileños contienen la sustancia, como panes, pastas, galletas, cereales entre otros.

Por estar presente en muchos alimentos calóricos, eliminar el gluten de la dieta se convirtió en sinónimo de adelgazamiento. Sin embargo, Clarissa explica que el más indicado para quien quiere adelgazar es intentar mejorar la calidad y la cantidad de los alimentos que está ingeriendo y no la completa eliminación del gluten en la dieta.

Es importante recordar que una dieta sin gluten es recomendada solamente para pacientes con enfermedad celiaca o sensibilidad a la sustancia

2. Evitar la leche entera debido a la grasa

La leche es una de las principales fuentes de calcio disponibles, siendo esencial para la salud de los huesos y los dientes. Algunas personas evitan el consumo de la leche entera debido a la gran cantidad de grasa, pero estas grasas promueven una mayor saciedad por un período prolongado.

De acuerdo con Isabelly, la leche entera puede ser consumida y utilizada esporádicamente. Para un consumo frecuente, las leches con menor porcentaje de grasa o desnatados son más indicados, ya que preservan los nutrientes, como el calcio, y disminuyen la cantidad de grasa y colesterol, trayendo más beneficios en relación al integral.

3. Sal marina es más sano que la sal refinada

La gran diferencia está en la forma de producción. La sal usada generalmente en la cocina sufre un intenso proceso de refinamiento, haciendo que pierda sus minerales, con excepción del sodio y del cloruro. Además, sufre un aumento de productos químicos para la limpieza. "La sal marina es menos procesada, por no pasar por el refinamiento acaba preservando y suministrando una cantidad mayor de algunos minerales.

" Hay también una diferencia en el sabor, donde el marino "salta" menos en relación al refinado ", aclara Isabelly . Sin embargo, ambos presentan valores de sodio parecidos y deben ser consumidos en la cantidad indicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir, 5g de sal por día.

4. Comer zanahoria mejora la visión

La zanahoria es un alimento rico en vitamina A, que puede contribuir a la salud ocular. La deficiencia de esta vitamina puede causar dificultades al ver en lugares con la luz más débil y causar alteraciones oculares.

Sin embargo, para una buena salud ocular es necesario mantener una alimentación sana y diversificada. "Hasta el momento no existe ninguna base científica de que sólo la zanahoria es capaz de preservar la salud de los ojos", comentó Clarissa.

5. Los alimentos dietéticos son más saludables

Los alimentos dietéticos poseen restricción en determinados nutrientes (azúcar, sodio, grasa, gluten, lactosa), y por lo que se indican para dietas específicas, como de pacientes con diabetes.

El producto dietético siempre es la menor elección en términos nutricionales. En algunos casos, como el chocolate por ejemplo, se altera la composición del producto para ocultar la retirada del azúcar, y, entre los cambios, a menudo se añade una mayor cantidad de grasa, lo que confiere más calorías y grasas que se ha convertido en una de las principales causas de la alimentación de los alimentos, es decir,6. Alimentos libres de grasa son mejores para las personas que quieren adelgazar

Muchas personas confunden grasa con fritura, pero hay varias fuentes de grasas y muchas de ellas son esenciales para el funcionamiento del organismo y para la absorción de vitaminas, por lo que no todo tipo de es importante resaltar que el adelgazamiento no es sólo vinculado a la restricción de grasas, ya que algunas de ellas, en su forma monoinsaturada (omega 3 es un ejemplo), pueden contribuir mucho a nuestra salud, no debiendo

La nutricionista Clarissa dice que un adelgazamiento sano requiere equilibrio en la alimentación: "Una dieta sin grasa no es saludable, pero es importante incluirla en cantidades adecuadas y también elegir el tipo correcto de peso grasa, excluyendo grasas de alimentos ultraprocesados ​​que aumentan el colesterol malo.

7. Si exagerar en la alimentación en un día puede recuperarse luchando en otro

Seguir una dieta a la ligera no es tarea fácil, especialmente en días de fiestas donde es casi imposible resistir a un dulce. Pero, "meter el pie en la jaca" o tener un "día de basura" y decidir compensar todo al día siguiente no son hábitos saludables para la rutina alimentaria. Lo ideal es intentar respetar los signos de hambre, terminando las comidas antes de llegar a la plenitud y evitando así una incomodidad futura.

8. Dieta detox es realmente eficaz a largo plazo

La dieta detox ha ganado fama rápidamente por ser una estrategia rápida de limpieza de las toxinas del cuerpo. En la actualidad, existen diversos tipos de dietas detox, y la mayoría propone una reducción de la cantidad de calorías consumidas y objetivan eliminar las sustancias perjudiciales al funcionamiento del organismo.

Sin embargo, es importante resaltar que a largo plazo, la restricción calórica y de nutrientes puede causar pérdida de masa magra, deficiencias nutricionales y debilidad de tejidos como el cabello y las uñas.

9. No todas las ensaladas son saludables

Las ensaladas proporcionan vitaminas, minerales y fibras, que ayudan en el buen funcionamiento del organismo, por lo que deben incluirse en el menú diario. Sin embargo, algunas trampas como salsas y acompañamientos grasos pueden hacer que este alimento sea extremadamente calórico.

"La cantidad de sal utilizada para el condimento también debe ser observada, para que no haya excesos frecuentes", comenta nutricionista

10. Dejar de comer carbohidratos

Para las nutricionistas, esta afirmación es un gran mito. A pesar de que el carbohidrato es diseminado como el villano de la alimentación, tiene gran importancia para el funcionamiento del organismo.

Los carbohidratos tienen funciones importantes en el organismo, como la energética, por ejemplo, y deben ser consumidos en la cantidad adecuada, así como los otros nutrientes. Para que haya el adelgazamiento es necesario gastar más energía de lo que se consume, y no abolir el consumo de un nutriente.


Dieta baja carb puede elevar el riesgo de defectos congénitos en los bebés

Dieta baja carb puede elevar el riesgo de defectos congénitos en los bebés

Si usted está embarazada o planea quedarse embarazada, mejor evitar la dieta de bajo carb. Según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Estados Unidos, mostró que este tipo de plan alimentario puede aumentar el riesgo de que el bebé sufra defectos congénitos en los tubos neurales. En el análisis, los investigadores señalaron que las mujeres con un bajo consumo de carbohidratos son un 30% más propensos a tener bebés con defectos en el tubo neural, como espina bífida (malformación de la columna vertebral y de la médula espinal) y anencefalia (ausencia de porciones importantes del cerebro y del cráneo), que pueden llevar a la incapacidad vitalicia y la muerte infantil, en comparación con las mujeres que no restringen la ingesta de carbohidratos.

(Comida)

12 Alimentos para combatir la depresión

12 Alimentos para combatir la depresión

La depresión es un trastorno mental bastante común actualmente. Según el Ministerio de Salud, se estima que en América Latina, 24 millones de personas sufren con la enfermedad. En un episodio depresivo la persona puede sentirse sin energía, con el humor afectado, sin interés y sin voluntad de hacer tareas comunes de su rutina, además de los síntomas físicos como dolor de cabeza y dolor de estómago.

(Comida)