es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

7 Cosas que aprendemos sobre el sexo después de los 20 años

7 Cosas que aprendemos sobre el sexo después de los 20 años

Después de errores y aciertos, hay algunas cosas que aprendemos solamente en la práctica sobre las relaciones sexuales. Por eso, conversamos con personas en las redes sociales para descubrir lo que ellas descubrieron en ese período de transición. Compruebe:

1. No todas las mujeres gozan con penetración

A la hora de la relación sexual, alcanzar el orgasmo sigue siendo una gran dificultad para buena parte de las mujeres. El cuerpo femenino posee innumerables zonas sensibles y el orgasmo puede tener diferentes orígenes. De esta forma es necesario que el socio descubra el cuerpo de la mujer, con el objetivo de encontrar el área que más le guste.

Según una encuesta realizada por la Universidad de Michigan, sólo el 8% de las mujeres alcanzan el orgasmo sólo con la penetración vaginal.

2. Preliminares son fundamentales para un buen sexo

Si usted tiene la costumbre de saltar esa parte, apenas pare. Los preliminares ayudan a la pareja a entrar en el clima ya soltarse más. En algunos casos, ese momento puede ser más placentero que el acto sexual. Entonces, aproveche para conocer los deseos y preferencias del compañero.

3. En el clima es extremadamente importante para que el sexo sea bueno, así que si alguien dentro de la relación no tiene ganas de transar es comprensivo y ayude a relajarse de otras formas, como un masaje o sólo una conversación casual.

Además, hay otras situaciones que también pueden generar frustración. Por ejemplo. y en el caso de que se trate de una persona, pero en las primeras horas ya se dio cuenta de que la charla no está bien y al final en la noche ni el beso funcionó. Si esto ocurre, puede que simplemente no haya rolado una conexión entre ustedes

4. Tener intimidad con el compañero hace mucha diferencia

Cuando existe sentimiento entre las personas, el placer queda ilimitado, y consecuentemente el sexo es mejor. Después de un tiempo de relación, usted pasa a descubrir las preferencias del socio y él las suyas, de esta forma el acto gana un nuevo sentido. Pero tener intimidad no significa conocer todo sobre el compañero, así es siempre posible apostar en nuevas experiencias.

5. El coito interrumpido es perforado

Actualmente existen diversos tipos de métodos anticonceptivos, pero algunos jóvenes todavía optan por realizar el coito interrumpido. Una técnica superada e irresponsable, ya que el hombre necesita sacar el pene antes de eyacular. El uso de preservativos es indispensable, además de prevenir enfermedades de transmisión sexual, también protegen contra un embarazo no deseado.

6. Conozca su propio cuerpo

Después de algún tiempo usted sabrá los lugares que le gusta ser tocado y hasta cómo llegar al orgasmo más fácil. Cuando usted conoce su cuerpo, es capaz de sentir más placer pues ya conoce las regiones más estimulantes. La masturbación es una gran manera de aprender más sobre usted y su cuerpo.

7. Ambos deben tener placer

Nuestra cultura todavía valoriza más el placer masculino que el femenino, pero para mantener una relación sana es necesario que ambos sientan placer en el sexo. El orgasmo no debe ser el único foco de la transa, pues puede generar ansiedad en los individuos. Por eso a la hora del acto procure soltar y aprovechar el momento.


Situaciones estresantes afectan más a las mujeres, dice estudio

Situaciones estresantes afectan más a las mujeres, dice estudio

De acuerdo con una nueva investigación, las mujeres son más afectadas por acontecimientos estresantes, como la muerte de alguien cercano, una enfermedad e incluso la enfermedad el estudio también constató que el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, tuvo un impacto mayor para las mujeres que para los hombres.

(Bienestar)

¿Por qué recordamos algunos sueños y olvidamos otros?

¿Por qué recordamos algunos sueños y olvidamos otros?

En general, el sueño se divide en ciclos. Son cerca de cuatro a cinco ciclos durante una noche de siete a ocho horas. Estos ciclos, a su vez, se dividen en dos fases: sueño no-Rem y sueño REM. Y es justamente durante el sueño REM que soñamos. El sueño es un proceso que alterna intensa actividad cerebral y reposo, crucial para la vida.

(Bienestar)