es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

FAMILIA

FAMILIA

Puntos favorables

Hay algunas preocupaciones de la autora que son muy válidas. La cuestión ambiental, por ejemplo: cada bebé puede evacuar en promedio de 6 a 8 veces al día, en su primer mes de vida. Esto significa de 180 a 240 pañales al mes. En un edificio con 5 de esos bebés tendremos de 900 a 1.200 pañales en 30 días. Según datos del diario The New York Times, la mayoría de los estadounidenses prefieren pañales desechables. Se envían a rellenos sanitarios unos 22.000 millones de ellos al año. La otra opción sería usar pañales de tela, que requieren más tiempo, más gasto de agua, jabón, energía eléctrica. Así, a través de este método, esta situación se volvería menos grave en algún tiempo.

Además, para que la madre pueda adaptar bien ese método, el promedio de tiempo sería un año. Esto significa que una madre debería tener un contacto más cercano con su hijo, observarlo más, prestar más atención a él. ¿Quién sabe de esa manera no tendríamos un aumento en tasas de lactancia exclusiva? Por otro lado, como la licencia de maternidad todavía es de 4 meses, cuando la madre regresa al trabajo, tiene que delegar esa proximidad a abuelos, parientes, niñeras que estén de acuerdo y adaptados a la metodología.

Puntos cuestionables

Sin embargo, la higiene natural puede ser cuestionada. El primer punto es que, si la autora desea admitir o no, su intento es de un

método de acondicionamiento , usando sonidos, lugares y métodos. Este método debe iniciarse en las primeras semanas de la vida y la autora parte del principio de que a esa edad el niño ya tiene conciencia y actitudes voluntarias. Pero, al menos los 3 meses de vida, el bebé tiene un ciclo biológico conocido como ultradiano, lo que significa que tiene ciclos menores de 24 horas, haciendo que, por ejemplo, mame de día y de noche y duerma de día y noche, es decir, sin un ritmo determinado. Y eso sucede también con sus eliminaciones. No hay ninguna comprobación científica que estos datos pueden ser tenidos en cuenta como conscientes.

Hiller sugiere que los padres se atenten a señales como empezar a agitarse en los brazos, quedarse quieto y con mirada fija, hacer muecas ... En resumen, el movimiento o el ruido del bebé puede ser considerado como una señal de eliminación. ¿Qué le faltó? Llorar, mamar y dormir. ¿Cuántos bebés orinan o evacúan mientras están mamando (reflejo gastro-cólico), durmiendo o llorando? En mi experiencia, muchos. Si es así, cada hora es hora.

Los bebés en lactancia materna exclusiva pueden evacuar a cada mamada (de 6 a 12 veces al día) heces líquidas, así como pasar hasta 2 a 3 días sin evacuar, haciendo entonces heces pastosas. Al llegar a un año de edad, pueden evacuar una vez cada 1 a dos días. Ellos son individuales y cada uno de ellos tiene su ritmo. No hay evidencia científica que apunte a un control de cualquier función fisiológica a esa edad.

Para que el bebé aprenda a controlar sus ritmos de eliminación, pasa por varias fases de evolución neurológica y psíquica. Así, no hay como querer un control natural de heces y orina antes de los 2 a 3 años de edad.

No hay ninguna ventaja en desatenderse tan pronto. Por el contrario, por las características de desarrollo, el control esfínteriano no ocurre antes de los 18 meses. Es quado se inicia la fase anal que muestra la conciencia, pero no el control. El niño comienza primero avisando que lo hizo (se siente incomodado con las heces y la orina en los pañales), después entiende que está haciendo (conciencia de que las mucosas de la vejiga y del recto están siendo estimuladas, esto ocurre entre los 18 a 24 meses ) y por último decir que quiere hacer (tiene la sensación de plenitud de vejiga y del recto y consigue sostener). Simples así. Sin ningún sacrificio o necesidad de condicionamiento, sólo con el acompañamiento.

Una de las acusaciones de la alemana es que los pañales causan infección urinaria, lo que no es verdad. En cuanto a las asaduras, pueden ocurrir con o sin pañales y, actualmente, son menos frecuentes y dependientes de ciertos cuidados más en observación e higiene de los hijos. Además, el pañal determina una comodidad de los días de hoy. Imagínese con su bebé de 6 meses en un restaurante, en una fiesta, en medio de un viaje. Pero él está sin pañales y él da señales de que va a evacuar? Vivimos en sociedad y es nuestra obligación, como seres sociales, reconocer los límites de los demás. ¿Alguien se sentiría cómodo en un viaje observando a las madres colocar a sus hijos de 3 meses para evacuar en el acoso de una carretera tan pronto como dieran la señal?

Actualmente, observamos que todo se basa en performances. El niño que camina antes, habla antes, sabe contar hasta 10, habla los colores en inglés, entre otros, parece ser más valorada. Estamos impidiendo a los niños de ser niños y de tener sus propios ritmos de desarrollo. ¿Dónde están jugando, el lúdico, la irresponsabilidad, el descompromiso, el placer y el ocio y la diversión que siempre caracterizó y aún debería ser fundamental para el sano desarrollo?

Nuestro ex presidente Juscelino Kubitscheck decía que nosotros no tenemos compromiso con el error. A diferencia de lo que muchos piensan, si retiramos los pañales de un bebé precozmente y observamos que no fue adecuado, debemos retroceder sí y respetar el ritmo de cada uno. Es menos perjudicial ese comportamiento que obligar a un niño despreparado a realizar funciones para las cuales no está preparada, causando más frustraciones y decepciones que factores favorables a su evolución y crecimiento como un ser sano en formación.


Los niños distinguen real de lo imaginario a partir de los seis años

Los niños distinguen real de lo imaginario a partir de los seis años

En los tiempos actuales, surgen constantemente nuevas discusiones sobre el tema en el intento de comprender la lógica del pensamiento infantil y diferenciar la mentira e imaginación. Inicialmente, necesitamos considerar el concepto de mentira entre los adultos y entre los niños, [ ] La mentira, al igual que los adultos conocemos, son historias irreales con el fin de ocultar un hecho o modificar la realidad para beneficiarse o beneficiar a alguien.

(Familia)

¿Cómo elegir el mejor momento para quedar embarazada?

¿Cómo elegir el mejor momento para quedar embarazada?

Tener un hijo trae a la vida de la mujer muchos cambios y nuevas responsabilidades. Así, no siempre es posible sentirse totalmente segura de que el momento elegido para quedar embarazada es el más adecuado, ya que ésta es una nueva experiencia y, con ella, inseguridades pueden surgir. Es cada vez más común encontrarnos con mujeres que deciden posponer la maternidad y dedicarse, primero, a otros proyectos de vida, como estudios y vida profesional.

(Familia)