es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

Una nueva técnica de tratamiento contra el cáncer de próstata ofrece menos efectos colaterales

Una nueva técnica de tratamiento contra el cáncer de próstata ofrece menos efectos colaterales

Una investigación publicada en la revista Lancet Oncology apunta una nueva técnica de tratamiento contra el cáncer de próstata que utiliza ondas de ultrasonido concentradas sólo en las partes de la próstata afectadas por tumores. La ventaja de esta novedad es que causa pocos efectos colaterales en comparación con el tratamiento tradicional.

El análisis contó con 42 hombres de entre 45 y 80 años, con tumores localizados de grado inicial hasta agresivo. Todos fueron sometidos a resonancias magnéticas. Por medio de ellas, fue posible identificar las regiones del órgano afectadas por tumores. A continuación, se inició el tratamiento con ultrasonido de alta frecuencia, que destruye el tejido enfermo por el calor.

Los resultados mostraron que el 90% de los hombres que tenían erección antes del tratamiento mantuvieron la función después de los 12 meses de investigación, y 14 individuos pertenecientes a ese grupo necesitaban la ayuda de medicamentos.

Los datos son sorprendentes: el 20% de los hombres sometidos a la radioterapia o la cirugía de retirada de la próstata sufren disfunción eréctil después del tratamiento. La técnica estándar todavía causa problemas para contener la orina, que alcanzan del 30% al 70% de los pacientes.

En Brasil, la versión de la máquina de ultrasonido con foco de alta intensidad sólo puede ser encontrada en el Hospital AC Camargo, en São Paulo. El Icesp (Instituto del Cáncer del Estado de São Paulo Octavio Frías de Oliveira) tiene otro tipo de Hifu, usado para miomas y metástasis óseas.

Cáncer de próstata: entienda los procedimientos cuando la enfermedad es descubierta

Según el urólogo Ricardo La Roca, miembro titular de la Sociedad Brasileña de Urología , cuando se detecta un cáncer de próstata, el primer esfuerzo es si el tumor se encuentra, avanzado o metastásico. Si se encuentra internamente, se recurre a la cirugía, a la radioterapia externa oa la braquiterapia, que también es una forma de radioterapia.

Cuando el tumor está avanzado o ya existen metástasis, el médico puede indicar el uso de la hormona y optar por hacer o no la cirugía y radioterapia, dependiendo de un número de factores.

la primera opción de tratamiento es la cirugía hecho a través de una incisión en el abdomen por debajo del ombligo, a través del cual se retira la próstata y con ella , el tumor. El paciente permanece en el hospital durante cuatro o cinco días. La radioterapia externa se realiza a través de múltiples aplicaciones, una por día, de un haz concentrado de irradiación que incide sobre la próstata.

Es un tratamiento prolongado, que se extiende por seis o siete semanas, pero un poco más simple que la cirugía, ya que no implica internación, ni anestesia. Por último, el tercer método es la braquiterapia, que consiste en la colocación de agujas en la próstata del paciente mantenido bajo leve anestesia, a través de las cuales se insertan semillas radioactivas dentro de la glándula.

La cirugía es la opción de tratamiento más agresiva, porque es una intervención compleja. La radioterapia y la braquiterapia son procedimientos más simples, aunque la próstata permanece en el organismo y puede presentar una recidiva del tumor, además de manifestaciones obstructivas como la hiperplasia benigna.

En el caso del tratamiento del cáncer de próstata en este estado, la cirugía puede acarrear impotencia sexual por lesión de los haces neurovasculares que pasan al lado de la glándula, así como incontinencia urinaria en los tres primeros meses. La opción radioterápica no conduce a la incontinencia urinaria, pero en algunos casos puede causar algún déficit sobre la potencia sexual.

En el cáncer de próstata, sólo es posible hablar en curación, después de 10 años sin la enfermedad. Quien sobrevive 5 años probablemente está curado, pero hay que esperar 10 años para el alta definitiva. Cuando el tumor está dentro de la próstata, con la cirugía hay cura entre el 85% y el 90% de los pacientes. Si ya ha salido de la glándula, la eficiencia del tratamiento cae mucho. Con la aplicación de radioterapia y braquiterapia, el 70% de los pacientes están curados, después de 10 años. Con el tratamiento quirúrgico, la enfermedad puede reaparecer en un 10% a 15% de los casos. Cuando esto ocurre, el urólogo puede recurrir a medicamentos antitumorales o hormonales que controlan la enfermedad por otro largo período, si se diagnostica a tiempo.


De acuerdo con los investigadores, el nuevo descubrimiento coloca los pulmones en un nuevo nivel de importancia también en el cuerpo humano. Esto es porque, de acuerdo con ellos, es posible que los pulmones también puedan desempeñar un papel fundamental en la formación de sangre en seres humanos también.

De acuerdo con los investigadores, el nuevo descubrimiento coloca los pulmones en un nuevo nivel de importancia también en el cuerpo humano. Esto es porque, de acuerdo con ellos, es posible que los pulmones también puedan desempeñar un papel fundamental en la formación de sangre en seres humanos también.

Con esa información, los científicos pretenden estudiar si es posible haber alguna influencia en la manera como son tratadas a las inflamaciones y sangrados pulmonares. Sin embargo, todavía son necesarios nuevos estudios. La información fue tomada del sitio de la revista científica Nature

(Salud)

La cirugía robótica es la opción más segura para los procedimientos ginecológicos

La cirugía robótica es la opción más segura para los procedimientos ginecológicos

Muchas enfermedades ginecológicas necesitan ser tratadas por cirugía. Sin embargo, antiguamente toda mujer con sangrado anormal tenía la cirugía de retirada del útero (histerectomía) como única opción de tratamiento. Hoy en día existen muchas alternativas antes de llegar a esta opción. Cuando hablamos de enfermedades benignas, como miomas, adenomiosis y pólipos endometriales, existen tratamientos hormonales y cirugías que preservan el útero.

(Salud)