es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

El machismo está presente en la educación de diversas formas. [

El machismo está presente en la educación de diversas formas. [

Por más que no poseemos un comportamiento radical de sumisión de las mujeres frente a los hombres como leemos y asistimos en otras regiones y culturas, vivimos sí y aún un comportamiento intenso y enraizado de machismo, que envuelve tanto a los hombres como a las mujeres.

El machismo de cada día

El machismo está en el cotidiano y en acciones y pensamientos que parecen pequeños, pero generan un autoimpacto social, pues desmerecen a la mujer / niña y enaltecen al hombre / niño. Siempre sucede que una niña o una mujer oye que no puede hacer o hablar o usar algo por ser niña, así como ganar un salario menor por ser mujer y madre, mientras que hombres y niños reciben un permiso para hacer, hablar, usar, beber, no. se controlan, ganan un salario mayor, no cuidan de la casa e hijos, porque son hombres o niños. Que es el machismo.

Entendiendo el concepto y la presencia del machismo en nuestra vida, podemos sí pensar que el machismo es pasado de padre a hijo, de escuela para alumno, pues se trata de una enseñanza cultural. Y no sucede en libros, técnicas o cartillas, sino a través de actos y palabras ligadas a los valores morales y sociales, son informaciones absorbidas psíquica y emocionalmente y que formarán parte del ser humano (masculino o femenino) a lo largo de sus vidas, dictando inconscientemente y que no se trata de un problema de salud pública, sino de un problema de salud pública. que se trata de aprendizaje, pues es cultural, es decir, pasado de generación en generación, de época a época, de padre a hijo, de escuela para alumno.

Cada vez que un padre o madre o escuela tratando de cuidar, defender o preservar a una niña y dice que ella no puede hacer algo, usar cierta ropa, hablar de cierto modo o debe cambiar algo por ser niña, está siendo machista. Cada vez que una familia o escuela explica que un niño hace algo, que habla de cierta forma, que actúa de cierto modo, que no puede contener sus hormonas y deseos, todo eso por ser un niño, está siendo machista también.

¿Cómo revertir eso?

Pero qué hacer entonces para minimizar los impactos de una sociedad machista en la educación de nuestros hijos? ¿Cómo los padres y las escuelas pueden educar a niños que no se rinden al machismo y así colaborar con un medio de más igualdad?

No hay manera única o técnica para seguir, pero hay algunos puntos que vale colocar aquí para que puedan al menos pensar al respecto:

Repensen sobre lo que quieren de sus hijos y alumnos, si realmente creen que los niños y las niñas son iguales. Sin eso, no sirve de ir adelante, pues se trata de una cuestión cultural

Cuidado con sus palabras y actitudes que puedan destacar que los niños y las niñas son diferentes. Por ejemplo: hablar palabrita porque es niño y luego todo bien, o tener que sentarse comportadamente por ser una niña, así como decir que una niña llora y niño no, que las niñas son sensibles e inteligentes y que los niños son terribles y desobedientes, o incluso un niño debe cuidar de la niña porque ella frágil y delicada y él fuerte y poderoso. El inverso también genera conflictos, que la niña por ser delicada e indefensa debe querer un buen novio fuerte, inteligente, que proteja y sostenga. Estos ejemplos todos parecen pequeños, pero enseñan que las diferencias entre los géneros siempre se dan por uno de los lados ser poderoso y especial, mientras que el otro vale menos y debe ser sumiso

Enseñen a las niñas a confiar en ellas mismas, a gustar de sí ya descubrir cuáles son sus potenciales, no ser menos ni más que los niños, sólo ser ellas y cuán valioso es lo que es valioso

  • Enseñen a los niños a entender que son valiosos tanto como las niñas son, pues son seres humanos, que deben respetar a las niñas, no por ser menos, frágiles o indefensas, sino porque merecen respeto por quienes son. (Los niños adoran ser héroes y eso no es un problema), pero ellos no son salvadores del mundo, vamos a recordar que hay una diversidad de héroes, niños y niñas, y que todos juntos es que salvan el mundo. Los niños no son más que niñas.
  • Un punto es un hecho, el machismo ya no se ve como hace un tiempo atrás, aunque todavía existe (y tal vez exista siempre) ya no es aceptado sin cuestionamiento, las mujeres no aceptan más calas y sumisas que sus valores de ser humano sean menos que de los hombres.
  • Muchos hombres también se molestan cuando se enfrentan a tal situación y son defensores de la igualdad de géneros, o sea, del feminismo, pues no quieren que sus madres, hermanas, novias, esposas, hijas sean menos por ser simplemente del género femenino.
  • Los cambios están sucediendo, pero todavía tomará tiempo para que podamos cosechar algún resultado más efectivo que pregregue la igualdad entre los géneros. Una cultura está hecha de historia, tiempo, por una sociedad y por nuevas generaciones que presentan nuevas posibilidades, es muy importante saber de eso, pues así podemos usar de lo que sabemos y también crear nuevas posibilidades para el futuro que deseamos hoy. ¿Vamos a pensar en eso?


10 Síntomas físicos del estrés

10 Síntomas físicos del estrés

Una persona que está pasando por un alto nivel de estrés es generalmente conocida por su irritabilidad, nerviosismo o desequilibrio emocional. Sin embargo, quien vive en la piel las consecuencias de este problema puede notar algunos síntomas que van más allá de los aspectos comportamentales, afectando a la persona físicamente.

(Bienestar)

Descubrir la conexión del cerebro relacionada con la ansiedad, los trastornos alimentarios y los vicios

Descubrir la conexión del cerebro relacionada con la ansiedad, los trastornos alimentarios y los vicios

Investigadores de la Universidad McGill (Canadá) lograron identificar claramente la parte específica del cerebro involucrada en las decisiones relacionadas con la gratificación tardía. Es decir, cuando los beneficios de esa acción sólo se verán después de un tiempo, como personas que quieren adelgazar y deciden hacer una reeducación alimentaria, con el foco de eliminar peso, por ejemplo.

(Bienestar)