es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

La obesidad y las dietas restrictivas perjudican la inmunidad

La obesidad y las dietas restrictivas perjudican la inmunidad

Desde el punto de vista bioquímico y metabólico la obesidad eleva la producción interna de sustancias llamadas de " "citocinas pro-inflamatorias" que cuando persistentemente elevadas influencian en la inmunidad de manera negativa. En el otro extremo encontramos pacientes que inician dietas para la pérdida de peso y en el medio del camino, en el otro extremo, los pacientes que inician dietas para la pérdida de peso y en la mitad del camino también se encuentran con una caída de la inmunidad y la disminución de la resistencia física.

Pero ¿cómo evitar tal situación? Es necesario comprender primero que no se debe perder peso "a chorro", ya que la pérdida de peso no es gincana que quien gana es quien sea más rápido. Las dietas muy restrictivas y con valor calórico extremadamente bajo (por debajo de 1.000 calorías) no logran suplir el organismo con las cantidades mínimas de proteínas, fibras, minerales y vitaminas, siendo todos estos nutrientes fundamentales para la eficiencia inmunológica.

Al principio una dieta la hipocalórica que se destine a la pérdida de peso debe ser calculada individualmente para el paciente, teniendo en cuenta los siguientes puntos: peso actual del paciente, peso meta a ser alcanzado, tiempo estimado para llegar a la meta, nivel de actividad física, altura, edad, sexo, enfermedades asociadas, el uso de medicamentos y actual (músculo) de masa magra.

Después de esta evaluación individualizada decidir si la dieta de calorías con el objetivo de disminuir el medio de un kilo por semana, ya que esta cantidad de peso la pérdida generalmente no conduce al riesgo de desnutrición. El total proteico de la dieta también es de fundamental importancia, ya que los anticuerpos producidos para defendernos de invasores dependen directamente de cantidades adecuadas de proteínas de la alimentación.

Lo que se recomienda es que debemos ingerir entre 0,8 a 1,2 gramos de proteína por kilo de peso actual. Las dietas con valor proteico debajo de esto pueden generar ineficiencia inmunológica. En el caso de las proteínas, las proteínas pueden ser de origen animal como carnes, aves, peces, huevos, leche y derivados y las de origen vegetal están presentes en los frijoles, guisantes, garbanzos, soja, lentejas, amaranto, quinoa entre otros. Es necesario mantener algunos de estos alimentos en la dieta hipocalórica.

Otra cuestión a discutir es la importancia de las fibras para nuestro sistema inmunológico. Se sabe que nuestra flora intestinal, formada por ciertas bacterias benéficas (lactobacilos), influye directamente en la eficiencia de los anticuerpos que producimos, siendo las fibras importantes alimentos para su desarrollo y mantenimiento.

Dietas con restricción excesiva de carbohidratos por mucho tiempo, el grupo alimentario que carga las tan importantes fibras, puede llevar a la disminución de la flora intestinal beneficiosa y comprometer así la inmunidad.

Dietas con menos del 40% de carbohidratos en relación al total calórico ingerido no consiguen suministrar las cantidades mínimas de fibras recomendadas al azar que se encuentra en torno a 25 gramos por día. Además, algunas vitaminas importantes para el sistema inmunológico como la vitamina C y algunas del grupo B se encuentran en cantidades bajas en dietas de bajo valor calórico (menores de 1.000 calorías) y con menos del 40% de los carbohidratos, ya que se encuentran en mayor cantidad en este grupo de alimentos

En la mayoría de los casos, la mayoría de las personas que sufren de depresión, depresión, de ansiedad, de ansiedad, de ansiedad, , etc.), leguminosas (frijoles, guisantes, granos de soja, lenteja), legumbres y verduras. Es obvio que la cantidad de estos alimentos debe ser racionalmente calculada para cada individuo que desea perder peso. En la conclusión de este artículo es importante comprender que las dietas desbalanceadas que excluyen a los grupos de alimentos que son los que se benefician de la dieta de las frutas, de las frutas cítricas como la naranja, limón, acerola, kiwi, etc. las fuentes de vitaminas y minerales importantes, pobre en proteínas y fibras y de valor calórico muy bajo son en principio las principales causas de caída de inmunidad cuando la pérdida de peso rápida y a cualquier precio es el principal objetivo, no considerando que adelgazar no es si desnutridos. Las dietas de la moda y las radicales (como ejemplo comer sólo 5 manzanas al día, creer, esto existe), que van a existir siempre desafortunadamente, no deben servir como referencia a la mirada prudente de la ciencia y sólo sirven para vender ilusiones y tapar el sol con que se ha convertido en una de las más antiguas del mundo y que se ha convertido en una de las más antiguas del mundo. .


La sustitución de carne roja por otras fuentes de proteína disminuye el riesgo de derrame

La sustitución de carne roja por otras fuentes de proteína disminuye el riesgo de derrame

Una dieta rica en proteínas puede traer beneficios a la salud, pero todo depende del tipo de proteína consumida. Según el estudio de la Harvard School of Public Health, consumir carne roja en exceso aumenta el riesgo de accidente vascular encefálico (conocido como AVE o AVC), mientras que el consumo de aves disminuye la probabilidad.

(Comida)

Como el paladar contribuye a la ganancia de peso

Como el paladar contribuye a la ganancia de peso

Estamos comiendo mucho, cada uno y, con mucha dificultad en parar. Comenzamos a comer y sólo paramos al ver el fin, en poco tiempo percibimos que devoramos todo. ¿Ansiedad, estrés, compulsión, qué está pasando? Las enfermedades de la ansiedad e incluso los trastornos alimentarios pueden justificar este comportamiento, pero la mayoría de las veces, es sólo el paladar que nos pasa una zancada.

(Comida)