es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

Sólo autistas con grado más leve logran tener relación amorosa

Sólo autistas con grado más leve logran tener relación amorosa

El autismo forma parte de los trastornos del espectro autista y es una disfunción global del desarrollo humano, que se inicia en la infancia y que se caracteriza tanto por déficit en la comunicación y interacción social como por el compromiso en el comportamiento, intereses y actividades restringidas y repetitivas. Afecta alrededor del 1% de la población y se divide en tipos leves, moderados y graves. Incluso el autismo es leve, no hay cura.

Antiguamente no veíamos tantos autistas como hoy, mucho debido a la ausencia de una clasificación precisa para los disturbios mentales, como existe actualmente. Sin embargo, el prejuicio sigue siendo grande. Pero es bueno recordar que al contrario de lo que muchos piensan, el autismo puede no ser una sentencia única y condenatoria para la persona, ya que muchos autistas viven una vida prácticamente normal.

Aún así, incluso con todos los avances provenientes de la neurociencia sobre el autismo, mucho aún hay que ser entendido sobre el asunto, haciendo del autismo, un tema polémico, desafiante e instigador. Uno de los puntos polémicos cuando la cuestión es autismo es el de la sexualidad del autista. Y la pregunta es: ¿El autista puede tener una relación amorosa?

Los tipos de autismo

Para responder a estas cuestiones es esencial entender los espectros del autismo. De un lado, tenemos las formas más ligeras, que suelen cursar sólo con algunos síntomas, como por ejemplo, un compromiso en el comportamiento. El niño puede manifestar cierta restricción en la interacción social y tener cierta dificultad para relacionarse con otros niños, pero las demás áreas de desarrollo están preservadas. Con frecuencia, los autistas leves son muy inteligentes y sensibles a cambios súbitos y la mayoría llevan una vida muy próxima a la normalidad. Algunos pueden vivir años sin recibir el diagnóstico y no raramente, se confunden con personas muy tímidas.

Ya en el otro extremo, están los casos más severos de autismo. Estos, cursan con deficiencia intelectual grave y se caracterizan por la ausencia de contacto con el ambiente circundante, viviendo un mundo aparte, en un estado de apatía y falta de interés a los estímulos externos, sin ninguna interacción social. El lenguaje (comunicación verbal y no verbal) está prácticamente ausente. Ellos no abstraen, no tienen discernimiento sobre las intenciones del otro, no tienen malicia, pudiendo incluso sufrir algún abuso por parte de personas mal intencionadas. No logran manifestar afecto ni siquiera a los padres y no les gusta dar o recibir cariño. Es común la presencia de patrones repetitivos de comportamientos inadecuados y hasta bizarros, como oler y llevar a la boca objetos no digeribles y no comestibles. Son comunes las crisis de agresividad consigo mismos y los demás con accesos de rabia, furia y gritos. Aversión al cambio en la rutina y cuando ocurre, se descontrolan totalmente. Necesidad continua de ayuda para iniciar y mantener actividades (incluso las más básicas) de la vida diaria, como alimentación, vestuario, y otros, mostrando un grado de dependencia casi total del cuidador.

Relaciones

Las personas con autismo leve pueden tener una relación amorosa, casarse, tener una familia e hijos. En los casos leves de autismo el compromiso sólo ocurre en un segmento, con preservación de las demás áreas del desarrollo. La vida sigue su rumbo de manera muy cercana a lo normal. Los déficit, cuando presentes, son de intensidad mínima y generalmente no llegan a comprometer la vida de la pareja. A pesar de que el autismo puede perjudicar el reconocimiento de las emociones, las personas autistas sienten y experimentan sus emociones como cualquiera, lo que difiere es cómo cada autista va a expresar sus emociones.

Si hay alguna dificultad, es común que la familia proporcione el soporte necesario. Es importante recordar que padres y familiares también necesitan apoyo y orientación adecuados. Sabiamente, la mayoría de los autistas se casan mediante la aprobación de los padres y reciben de ellos toda la ayuda necesaria.

En general, las personas con autismo que optan por establecer un vínculo afectivo duradero con otra persona presentan un grado satisfactorio de independencia emocional y han sido bien orientadas desde la infancia. Muchos preadolescentes con autismo manifiestan interés sano por cuestiones relativas al sexo, sexualidad, hormonas, y otros. Es importante que todas las explicaciones sean dadas sobre los temas afines, como el noviazgo, el matrimonio, la familia, los hijos, lo que significa tener un hijo, las implicaciones (en términos afectivos, de costo, de tiempo) que un hijo genera en la vida de un hijo la pareja, el momento más adecuado para tener un hijo, la lactancia, los cambios en el cuerpo, y otros.

Todo el conocimiento adquirido se convertirá en más madurez y autoestima. La madurez emocional y cognitiva es indispensable para que una relación perdure. Pero puede suceder que algunos autistas, aunque de tipo leve, se quejen de alguna dificultad para iniciar un coqueteo, sea por la dificultad social que presentan o porque el "flirteo" implica un grado de flexibilidad de postura. Es el momento de la conquista, del juego de seducción, de la sonrisa maroto, del guiño de ojos o incluso de un simple movimiento con la cabeza. Esto puede suceder con todos nosotros y principalmente en la persona con autismo, cuya mente es más literal y concreta, pero ellos terminan dando su forma y superando el problema.


Aplique la radiestesia en la selección profesional de la empresa

Aplique la radiestesia en la selección profesional de la empresa

En un mundo donde ocurren cambios muy grandes, algunos muy positivos, otros capaces de crear profundas crisis sociales, económicas y humanas, el resultado es cada vez menos empleos, una fuerte competencia, inseguridad, baja autoestima, estrés. El número creciente de personas desplazadas de su función, insatisfechas con sus actividades, con pocas perspectivas, justamente por no ser lo que quisieran hacer, convoca a la necesidad de buscar otros medios o modelos de ajustar a las personas al empleo empleo.

(Bienestar)

Los remedios homeopáticos no tratan síntomas particulares, pero la persona como un todo

Los remedios homeopáticos no tratan síntomas particulares, pero la persona como un todo

Todo comienza con una consulta. El paciente normalmente viene preparado, pues ya le contaron que la consulta tarda mucho. En el momento de la búsqueda al homeópata Enfermedades anteriores Rutina diaria: trabajo, horarios, alimentación, sueño. En este momento empiezan las diferencias entre las personas.

(Bienestar)