es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

Los padres superprotectores aumentan las posibilidades de que el niño sufra bullying

Los padres superprotectores aumentan las posibilidades de que el niño sufra bullying

Los padres pueden pensar que el cuidado excesivo con los hijos para mantenerlo a salvo de problemas puede evitar complicaciones en la escuela, pero un nuevo estudio revela que el efecto en la verdad es contrario: hijos de padres superprotectores son más propensos a ser víctimas de bullying. El trabajo fue realizado por investigadores de la Universidad de Warwick en Inglaterra y están publicados en la edición del 25 de abril de la revista Child Abuse & Neglect .

Se realizó un análisis de 70 estudios incluyendo más de 200.000 niños y el comportamiento de sus padres. Los científicos descubrieron que los hijos de padres superprotectores eran blancos más fáciles de bullying. El análisis también constató que la paternidad negligente o severa fue asociada a un aumento moderado del riesgo del niño ser un bully -es decir, intimidar a otros niños- y un pequeño aumento en el riesgo de ser víctima de bullying. Los padres cariñosos, pero firmes, redujeron el riesgo del niño ser intimidados o practicar el bullying, afirma el estudio.

De acuerdo con autores, niños con padres superprotectores pueden no desarrollar cualidades como autonomía y autoafirmación, siendo, por lo tanto, blancos fáciles para los agresores. La falta de cariño y el exceso de cobros, por otro lado, puede hacer al niño más fría y propenso a descontar sus ansiedades en otros niños. Según los autores, los padres considerados? En la medida? que permite a los niños sufrir algunos conflictos con sus colegas para aprender a resolverlos en lugar de intervenir a tiempo completo.

Identificar y combatir el bullying en las escuelas

Según la ONG "Learn Without Fear" (Aprender sin fe) Miedo), 350 millones de niños y jóvenes son víctimas de bullying cada año en todo el mundo. El pediatra y uno de los autores del libro "Diga no para el Bullying", Aramis Lopes Neto, apunta que la práctica no puede ser considerada como una broma o provocación natural entre niños y adolescentes y merece atención para ser prevenido y combatido. La mayoría de las personas que sufren de bullying, no se sienten satisfechas. La práctica puede ocurrir de la forma directa, cuando la agresión es hecha contra su blanco por medio de apodos, exclusión del grupo, agresión moral o física. El bullying puede ser también indirecto, involucrando hurtos, chismes e incluso, el cyberbullying, aquel que usa internet, celular y otros medios del mundo digital para divulgar las ofensas - sitios calumniando a las víctimas, videos diseminados con situaciones embarazosas y chismes circulan por la calle red a una velocidad impresionante. Además, las provocaciones pueden comenzar presencialmente y evolucionar hacia el ambiente virtual.

Consecuencias duraderas

Entre las víctimas es común la ocurrencia de baja autoestima, pensamientos suicidas y dificultad para relacionarse amorosamente y profesionalmente. En el caso de los agresores, la agresividad para la edad adulta en casa y / o en el trabajo, no logran establecer relaciones largas y ni regularidad en el trabajo.

Reconoce a un agresor

Los agresores suelen ser figuras populares en la escuela, son agresivos con los colegas, profesores, padres y, normalmente, traen consigo un grupo de seguidores. "Ellos necesitan a esas personas que los apoyan y se someten a ellos y, de esa forma, la responsabilidad por la agresión es dividida", resalta Aramis Neto.

Reconozca a las víctimas

A diferencia de los agresores, las víctimas, generalmente, (o desarrollan) baja autoestima, se aíslan del grupo y tienen pocos amigos. Las víctimas también presentan algunas características físicas que las hacen blancos, como por ejemplo: delgadez, exceso de peso, timidez, u otra característica acentuada. "Además, las víctimas presentan signos de depresión, ansiedad y bajo rendimiento escolar", explica el pediatra.

¿Cuál es la función de la escuela y de la familia en el combate al bullying?

Para el pediatra Aramis, algunas de las principales medidas a tomar en las escuelas incluyen:

1- Admitir que el bullying existe en todas las escuelas.

2 - Practicar acciones que pueden reducir la incidencia de las agresiones con movilización de toda la comunidad escolar: profesores, coordinadores, padres y alumnos.

3- Promover el trabajo de compromiso para la reducción del bullying saliendo de la premisa: "Esta escuela no y en el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia o de su familia, y el amor con actividades en grupo.

El papel de la familia

La familia debe valorar el diálogo. Los padres deben estar atentos si su hijo tiene amigos, si conoce a personas que sufren alguna agresión o si él mismo es intimidado en la escuela. La función de la familia es permitir que el hijo exponga su sufrimiento. El niño a menudo tiene miedo de hablar con los padres porque no quiere exponerse y cree que los padres no van a valorar sus sentimientos. "En el caso de los agresores, la familia debe saber corregirlos para que no continúen con las agresiones en la escuela no por el miedo a ser castigados, sino por el tradicional método del diálogo abierto y de la educación familiar, que es indispensable a cualquier individuo que vive colectivamente y de forma respetuosa ", resalta la psicóloga Rita Romaro.


7 Momentos en que los niños nos invitaban a reír ya llorar

7 Momentos en que los niños nos invitaban a reír ya llorar

La espontaneidad es una característica de los niños, probablemente por ellos no conocer muy bien como funciona el mundo. En el año 2017 muchos niños nos dieron motivos para reír y llorar. ¿Quién no encontró un chisme el vídeo de un niño de dos años que confunde una competencia con un pelea y corre para salvar a su hermana?

(Familia)

Nueve preguntas que las madres necesitan saber sobre alimentación infantil

Nueve preguntas que las madres necesitan saber sobre alimentación infantil

¿Cómo debe ser la lactancia materna? La lactancia materna es ideal para la lactancia materna niño en su primer año de vida. Debe ser exclusivo (sin adición de agua o tés) hasta los primeros seis meses de vida. En el segundo semestre, la leche materna sigue siendo importante, pero nuevos alimentos deben introducirse progresivamente.

(Familia)