es.aazsante.fr

El Mayor Portal De Salud Y Calidad De Vida.

Dieta de la proteína: régimen puede aumentar triglicéridos y agravar problemas renales

Dieta de la proteína: régimen puede aumentar triglicéridos y agravar problemas renales

Conocida como hiperprotéica, la dieta de la proteína se ha vuelto popular por auxiliar en la pérdida de peso. Sin embargo, vale resaltar que una dieta hecha sin orientación puede ser perjudicial para la salud, aunque resulte en el adelgazamiento. En el caso de la dieta de proteínas, uno de los principales maleficios está ligado al buen funcionamiento del cerebro: en la falta de carbohidratos, la energía suministrada al órgano puede ser resultante de la degradación de proteínas en otras áreas del cuerpo, como músculos, e incluso de grasas (por ejemplo, en el caso de las proteínas, en las comidas, incluyendo los lechones extra (intermediarios), con mayor concentración de proteína, y una menor concentración de carbohidratos. La dieta tradicional contiene todos estos grupos de manera equilibrada. En el caso de la dieta de proteína, uno de los principales maleficios está relacionado con el buen funcionamiento del producto, pero no se trata de una dieta restrictiva con un corte total de carbohidratos u otro grupo alimentario, para que no conlleve riesgos para la salud. cerebro

La dieta hiperprotéica, al pie de la letra, prohíbe el carbohidrato y se basa en la proteína y la grasa. Y las dietas con alta ingestión de grasa (hiperlipídica) pueden generar problemas como el aumento de los triglicéridos, aunque tenga grasas de buena calidad. Para entender esto mejor, es importante saber que los triglicéridos son grasas que constituyen la forma de almacenamiento energético más importante en el organismo, y necesitan ser transportados de los lugares de origen (hígado, su fuente endógena, e intestino, su fuente exógena) por medio de lipoproteínas. Una dieta desbalanceada, con alto contenido de proteínas, grasas o incluso carbohidratos (que forma triglicéridos al ser sintetizado en el hígado), aumentar los niveles de triglicéridos en la sangre, favoreciendo el aparecimiento de enfermedades coronarias y aterosclerosis. En el caso de que la grasa ingerida sea saturada, de origen animal, la cantidad de grasa en la sangre, la dieta puede alterar los niveles de colesterol sanguíneo (LDL). Además, si se realiza por períodos prolongados, el individuo termina presentando cansancio físico y mental, dolores de cabeza, además de un deseo por dulce para suplir la carencia a nivel cerebral, ya que el carbohidrato es la fuente de energía utilizada para el buen funcionamiento del cerebro.

Además, la dieta de la proteína no está indicada para cualquier persona. Quien tiene un problema renal, por ejemplo, necesita tener mayor cuidado con el exceso de proteína. Como los riñones eliminan los productos del metabolismo de la proteína (como la urea, el amoníaco, los residuos nitrogenados), su consumo elevado puede sobrecargar el órgano, causando que la función renal sea perjudicada progresivamente. También puede haber sobrecarga del hígado, por ser el órgano responsable de la metabolización de aminoácidos.

Si hay una cantidad alta de proteína en la circulación, ese nutriente es degradado y luego almacenado en forma de grasa, contribuyendo al desarrollo de la aterosclerosis y enfermedades corazón. Además, una alimentación con altas concentraciones de proteínas limita la ingestión de otros nutrientes esenciales, necesarios para que el organismo humano suplirá la cantidad energética diaria, pues la mayoría de las veces la dieta deja de tener variedad de alimentos. Otro punto a ser analizado es que el consumo en exceso de proteína causa aumento de la excreción de calcio y por lo tanto disminuye la utilización de ese mineral y puede favorecer el desarrollo de la osteoporosis, como el calcio no es utilizado pasa a ser eliminado en la orina, favoreciendo así la formación de cálculo renal (oxalato de calcio). Por eso, lo ideal es que un profesional sea consultado antes de la adopción de cualquier tipo de restricción alimentaria, pues sólo él sabrá indicar cuál es el mejor tipo de alimentación de acuerdo con cada individuo.

El ideal es dosificar la cantidad de cada grupo alimentario de acuerdo con cada caso. Una dieta equilibrada y monitoreada puede incluso contener períodos hiperprotéicos, que intensificar la pérdida de peso por solicitar un mayor gasto energético durante la digestión, pero deben tener su cantidad de carbohidratos ajustada, para garantizar un buen funcionamiento cerebral y también para que no ocurra pérdida de peso peso predominante en músculo en lugar de grasa corporal. En este caso, el resultado también es bastante positivo: ya en el primer mes de dieta es posible ver el resultado con cambios en las medidas y no en la balanza


Dejar de comer para consumir shakes no seca grasas

Dejar de comer para consumir shakes no seca grasas

Sustituir la comida por una copa de shake esperando ahorrar calorías y suplir todas las necesidades nutricionales que su cuerpo necesita para mantenerse sano puede ser un error. La bebida práctica no siempre tiene la cantidad adecuada de nutrientes. Esto puede reducir su inmunidad y causar enfermedades graves, como anemia y disfunciones renales.

(Comida)

Alimentación intuitiva: cómo comer bien y con placer

Alimentación intuitiva: cómo comer bien y con placer

Muchas de las dietas que surgen todos los días acaban creando una verdadera dictadura alimentaria, llevando terrorismo a nuestras comidas. En ese contexto, el equilibrio pasa lejos y las dudas sobre lo que "puede" o "no puede" comer rodean la mesa de los brasileños. La nutricionista Fernanda Pisciolaro, coordinadora del equipo de Nutrición del Grupo de Estudio, Asistencia e Investigación en Comer Compulsivo y Obesidad, propuso un debate durante el 4º Foro Nacional de Nutrición, que tuvo lugar en Sao Paulo este martes (26) "Hoy en día es obsoleto hablar en plan alimentario (el tradicional menú que se propuso por los nutricionistas.

(Comida)